Huerta de Migas Calientes: primer Jardín Botánico de Madrid



El Real Jardín Botánico fue creado por el rey Fernando VI mediante la Real Orden de 17 de octubre de 1755, con sede en la Huerta de Migas Calientes a las afueras de Madrid. En 1774, el rey Carlos III dio instrucciones para su traslado a su actual emplazamiento en el Paseo del Prado, donde fue inaugurado en 1781 y continúa hasta nuestros días.

Con respecto a la primera ubicación, Isabel Gea, en su libro “Curiosidades y anécdotas de Madrid” indica  que la huerta tomó el nombre de un mesón que hubo allí, cuyo plato típico eran las migas calientes. No obstante el estudio más completo y detallado, bajo el título “La botánica en el Jardín de Migas Calientes” , corresponde  a Susana Pinar y Miguel Ángel Puig-Samper, del Departamento de Historia de la Ciencia del Centro de Estudios Históricos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El artífice del Jardín de Migas Calientes fue el cirujano y botánico José Quer Martínez (1695 – 1764), a él le encargó Fernando VI la fundación del Real Jardín Botánico de Madrid, trasladando el primitivo Jardín Botánico de Aranjuez creado por Felipe II.

El jardín de Migas Calientes existía ya en el siglo XVI como heredad de un noble y en 1713 pasó a manos de Luis Riquer, boticario de Felipe V, que se lo donó en 1724 al príncipe que con el tiempo llegaría a reinar como Fernando VI. El jardín era un huerto frutal y de plantas medicinales. Cuando se fundó el Real Jardín Botánico se arrancó todo lo existente y se sembró  con las plantas traídas por Quer de sus excursiones por la Península. Quer fue nombrado primer catedrático de Botánica y en un índice del Jardín de Migas Calientes impreso en 1772 aparecen 650 especies.


Pablo Martínez Segura, 25-10-2015.


Publicado en el Blog del COFM el 29-10-2015


http://blog.cofm.es/huerta-migas-calientes-primer-jardin-botanico-madrid/

Comentarios